El fuego invisible, de Javier Sierra

el-fuego-invisibleTodos los años el Imperio Planeta le regala medio millón de euros a un veterano de la casa, y todos los años los medios se hacen eco del “prestigioso premio” sin siquiera vomitarse un poquito en la boca (¡eso es profesionalidad!). El Imperio monta un guateque en el que arropa al autor agraciado con la crème de la corrupción política, periodística y cultural de España, y todos juntitos celebran alegremente que, loado sea Dios, éste sigue siendo un país de caspa y pandereta.

Este año el afortunado ha sido Javier Sierra. Tocaba. El libro, al final, es lo de menos en estos casos, pero como uno es así de puntilloso, no he podido evitar echarle una ojeada. Con título a lo Dolores Redondo y portada a lo Código Da Vinci, hay que reconocer la honestidad de sinvergüenza de la Santa Editorial: aquí, nos están diciendo, no hay de original ni una sola coma.

Escena primera: diálogo expositivo entre señora mayor y protagonista/narrador. La señora mayor quiere que el protagonista, doctorando en el Trinity College de Dublín (porque Oxford está muy visto) vaya a Madrid y le consiga… ¡un rarísimo ejemplar de un libro de 1663! ¡El misterio está servido! ¡Qué emocionante!

Durante la conversación, el narrador se deja describir para nosotros como “inteligente”, “competitivo”, “brillante”: “Lo mismo te he visto escalar montañas que arrollar a tus adversarios en los debates de la Philosophical Society”, le dice la señora mientras él (esto me lo imagino yo) experimenta una erección pequeñita. Yo, por descontado, me rindo de admiración mientras leo: ¡qué chico tan capacitado! ¡Qué atlético, guapo e intrépido! Es un poco extraño que no haga más que repetirle a la señora ésa cosas que ella sabe mejor que él, y un poco desconsiderado que, para más oprobio, lo haga comenzando la frase con: “Como tú sabes mejor que yo…” También me preocupa su hipersensibilidad, porque en el transcurso de una conversación tan simple y anodina, siente una “punzada en el estómago”, se le “revuelve algo por dentro”, se queda sin habla, etc. ¡Pero qué no le perdonaremos a un chico que (nos dicen) es tan encantador! ¡Y pensar que el pobre está soltero! Sin haber pasado de la página 5, no me cabe duda de que conocerá a alguna bella dama antes de la página 30. ¡Él se lo merece!

Me imagino a Javier Sierra sentado en su cama con un batín rojo de seda contando su dinero y riéndose para sí. O mejor, me lo imagino riéndose en la entrega del premio, junto a José Lara, entre el ministro de cultura y el director de la Sexta o el de La Razón (ambas del grupo Planeta). Todos ríen. A carcajadas. Qué gran carcajada nacional, amigos, qué risa todo, qué alegría. Ay, qué felicidad.

7 comentarios en “El fuego invisible, de Javier Sierra

  1. ¡Hola, Mr. Sweeney!,
    Gracias por traernos el último Premio Planeta y darnos tu opinión al respecto. La verdad es que yo no soy una gran fan de Javier Sierra. Leí un libro suyo hace años y creo que con uno tuve más que suficiente. Además, por lo que veo, sigue en la misma línea.
    Nos leemos. ¡Hasta pronto!

    Me gusta

    • ¡Oh, Pandora, qué gracias más desgraciadas nos damos si llevan el nombre de Javier Sierra! Lo que me molesta no es tanto él (malos escritores los habrá siempre, y serán siempre los favoritos de la gente que en lugar de leer, consume), sino el paripé que monta el Imperio Planeta cada año, y que prácticamente todo el mundo les siga la corriente.

      Me gusta

  2. Muy buenas pequeños asesinos de escritores jajaja Realmente me parece buena esta entrada por una razón, odio los premios literarios. Me parecen una confabulación en las que unos pocos, que saben de antemano quienes son, se pavonean con historias poco originales, páginas eternas y la seguridad de un triunfo que nada tiene que ver con su forma de escribir tantas veces insuficiente y corriente.
    (En twitter te sigo como @Iris_Meseguer )
    Nos leemos 🙂

    Le gusta a 1 persona

    • A mí lo que más me gusta es cuando anuncian el número de novelas presentadas, como si eso diera una medida de la calidad de la novela ganadora: “Y este año, 987 pardillos han enviado sus novelitas para hacer bulto”.

      Le gusta a 1 persona

      • Jajaja la verdad es que deberían hacérselo mirar. No sé como la gente sigue creyendo en esos concursos, realmente yo que escribo jamás he presentado nada. Y lo peor es que ni si quiera son novelas originales, en muchos casos, han cogido ideas de los pobres pardillos que enviaron sus manuscritos originales en otras ediciones.
        En fin, tendremos que seguir viendo año tras año la pantomima.
        Me gustaría que algún día hicieras una entrada con tu opinión sobre los concursos que se declaran desiertos. No sé por qué me da que pensaremos parecido xD

        Me gusta

  3. Pingback: Eva, de Arturo Pérez-Reverte | 5 minute murders

  4. Pingback: Que nadie duerma, de Juan José Millás | 5 minute murders

Deja un comentario, si te atreves

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s